Arabic
  English
  French
  Japanese
  Mandarim
  German
  Spanish
  Portuguese
  Russian
Other languages pending on translation
 



  Edit my registration
E-mail
Password
 
I forgot my password
 
 
Facultad de Economía de la Fundación Getulio Vargas
Centro de Macroeconomía Estructuralista del Desarrollo

DIEZ TESIS SOBRE EL NUEVO DESARROLLISMO

El 24 y 25 de mayo de 2010, un grupo de economistas que comparten los enfoques  keynesiano y de la macroeconomía estructuralista del desarrollo se reunieron en San Pablo para discutir diez tesis sobre el Nuevo Desarrollismo. Un nombre que algunos de ellos venían utilizando desde algunos años atrás para describir la estrategia de desarrollo nacional que las naciones de ingresos medios siguen hoy, o deberían seguir para promover el desarrollo y el cierre de la brecha económica con las naciones desarrolladas.

El encuentro formaba parte del proyecto “Crecimiento con Estabilidad Financiera y el Nuevo Desarrollismo”, financiado por la Fundación Ford. El proyecto tiene como telón de fondo el fracaso del Consenso de Washington para promover el crecimiento en América Latina y la Crisis Financiera Global de 2008, que mostró los límites y los peligros que involucran la globalización financiera y la desregulación financiera.

El encuentro tuvo lugar bajo las secuelas de la mayor crisis financiera de la historia, en la que fueron evidentes los impactos de los mercados de capitales abiertos sobre los tipos de cambio y sobre los precios de los bienes comercializables. El G20 y países individuales están ahora elaborando las regulaciones requeridas para los mercados financieros. Dada esa circunstancia y considerando las repetidas crisis financieras acaecidas en países de ingresos intermedios, el objetivo general del encuentro fue el de evaluar cuán efectiva podría ser la estrategia del nuevo desarrollismo para promover el crecimiento con estabilidad.

El objetivo específico consistió en discutir diez tesis del nuevo desarrollismo acerca de las cuales se había pedido a los participantes que reflexionaran antes del encuentro. Luego de dos días de animada discusión, los organizadores locales del evento tuvieron a su cargo la edición de esas tesis con el fin de reflejar el contenido de los debates. La versión final ha sido suscripta por los participantes originales en el encuentro. Otros economistas y científicos sociales se han comprometido con la idea del crecimiento económico con estabilidad y equidad social y son ahora también invitados a suscribirlas.

  1. El desarrollo económico es un proceso estructural de utilización de todos los recursos domésticos disponibles con el fin de lograr la máxima tasa de acumulación de capital ambientalmente sostenible, basada en la incorporación de progreso técnico. El objetivo primario es el de alcanzar el pleno empleo de los recursos laborales disponibles. Esto no sólo debería implicar una productividad creciente en cada industria; también involucra el financiamiento y una continua transferencia de mano de obra hacia las industrias que producen bienes y servicios con mayor valor agregado per capita y que pagan remuneraciones y salarios más elevados.

  2. Los mercados son el ámbito principal de este proceso, pero el estado tiene un papel estratégico en la provisión del marco institucional apropiado para sostener este proceso estructural. Esto incluye la promoción de la estructura financiera y de las instituciones financieras capaces de canalizar los recursos domésticos al desarrollo de la innovación en sectores que producen elevadas tasas de incremento del valor agregado doméstico. Este marco debe también incluir acciones dirigidas a superar los desbalances estructurales y promover la competitividad internacional.

  3. En el marco de la globalización, el desarrollo económico requiere una estrategia de desarrollo nacional que permita aprovechar las oportunidades globales, es decir, las economías de escala globales y las múltiples fuentes de aprendizaje tecnológico, mitigando las barreras a la innovación creadas por regímenes de propiedad intelectual excesivamente rígidos, asegurando la estabilidad financiera y creando oportunidades de inversión para los emprendedores privados.

  4. Aunque el componente schumpeteriano del proceso de desarrollo y la política industrial estratégica son relevantes, es en el lado de la demanda donde residen los mayores cuellos de botella para el crecimiento. Desde Keynes, se reconoce ampliamente que la oferta no crea automáticamente demanda. Sin embargo, en los países en desarrollo hay dos tendencias estructurales adicionales que limitan la demanda y la inversión: la tendencia de los salarios a crecer a tasas inferiores al incremento de la productividad, y una tendencia estructural a la sobrevaluación del tipo de cambio real y/o nominal.

  5. La tendencia de los salarios a crecer más lentamente que la productividad se debe a la existencia de una abundante oferta laboral y a la economía política de los mercados de trabajo. Además de limitar la demanda interna y de reforzar la concentración del ingreso en las clases altas, esta tendencia puede también afectar de manera negativa el crecimiento de la productividad en el largo plazo. Un salario mínimo legal, transferencias en efectivo a los pobres, y principalmente la garantía estatal de proveer empleo a un salario vital pueden utilizarse para neutralizar esta tendencia al mal pago del trabajo. La alternativa –la sobrevaluación crónica de la moneda nacional, que incrementa el poder de compra- no es una estrategia sostenible.

  6. La tendencia a la sobrevaluación cambiaria cíclica en las economías en desarrollo se ha debido por una parte a la excesiva dependencia del ahorro externo, en la forma de flujos de capital del exterior, y por otra a la enfermedad holandesa, en un contexto de mercados de capitales excesivamente abiertos y de falta de una regulación apropiada. Esta tendencia implica que el tipo de cambio en los países en desarrollo no sólo es volátil, sino que también contribuye a las recurrentes crisis monetarias y a las burbujas en los mercados financieros tales como las experimentadas recientemente. También implica que las oportunidades de inversión en actividades de exportación son crónicamente insuficientes puesto que la sobrevaluación hace poco competitivas internacionalmente incluso a las empresas productivas más eficientes.

  7. La enfermedad holandesa puede ser caracterizada como una permanente sobrevaluación de la moneda nacional debida a la presencia de rentas ricardianas originadas en la exportación de commodities basadas en recursos naturales, o en la exportación basada en trabajo ultra barato. La enfermedad holandesa impide que otras industrias de bienes transables prosperen. Lo hace creando una brecha entre el “tipo de cambio de equilibrio de la cuenta corriente” (el tipo de cambio que hace nulo el resultado de esa cuenta) y el “tipo de cambio de equilibrio industrial” –la paridad cambiaria que permite que las industrias de bienes transables sean competitivas empleando la tecnología de punta.

  8. El desarrollo económico debería ser financiado esencialmente con ahorro interno. Para alcanzar esta meta se requiere la creación de instituciones financieras públicas que aseguren la plena utilización de los recursos domésticos, del trabajo en particular, así como la innovación financiera, y que apoyen la inversión. La tentación de utilizar ahorro externo vía déficits de cuenta corriente no suele incrementar la tasa de inversión (según proclama la economía ortodoxa) sino que, al contrario, incrementa el endeudamiento y refuerza la inestabilidad financiera. Las estrategias de crecimiento que se apoyan en el ahorro externo generan fragilidad financiera; atrapan a los gobiernos en juegos de “construcción de confianza” y, con demasiada frecuencia, terminan en crisis monetarias o de balance de pagos.

  9. Con el fin de proveer el marco apropiado para el desarrollo, el gobierno debe asegurar una relación estable de largo plazo entre la deuda pública y el PIB, y un tipo de cambio real que tome en cuenta la necesidad de contrarrestar los efectos adversos de la enfermedad holandesa sobre la industria manufacturera.

  10. Para alcanzar el desarrollo de largo plazo, las políticas económicas deberían perseguir el pleno empleo como meta primaria, en tanto aseguran la estabilidad de precios y financiera.

Estas diez proposiciones no pretenden ser una receta comprehensiva para el desarrollo. En cambio, pretenden constituir un conjunto de proposiciones que un amplio abanico de economistas pueda suscribir. Estas proposiciones deberían ser adaptadas de acuerdo con una combinación apropiada, específica, en cada contexto productivo, social y político. Nada se ha dicho acerca de la arquitectura financiera y comercial global, asuntos que claramente requieren de atención en el nuevo marco de la globalización, que coloca a las economías en apretado contacto unas con otras, lo que frecuentemente asume la forma de una agresiva competencia.

Los economistas que suscriben este documento no afirman estar plenamente de acuerdo con la totalidad de las diez tesis. Simplemente afirman que apoyan el enfoque teórico que las sustenta y las principales recomendaciones de política.

São Paulo, September 29, 2010

Firmantes originales

Agosin, Manoel
Amsden, Alice
Arestis, Phillip
Baer, Werner
Belluzzo, Luiz Gonzaga
Bhaduri, Amit
Bielschowsky, Ricardo
Blecker, Robert
Block, Fred
Boyer, Robert
Bresser-Pereira, Luiz Carlos
Bruno, Miguel
Bruszt, Laszlo
Burlamaqui, Leonardo
Carneiro, Ricardo
Carvalho, Fernando Cardim de
Chandrasekhar, C. P. (Chandru)
Chang, Ha-Joon
Chavagneux, Christian
Chick, Victoria
Chilcote, Ronald

Coutinho, Luciano
Damill, Mario
Davidson, Paul
Del Pont, Mercedes
Dymski, Gary
Dulien, Sebastian
Dutt, Amitava
Diniz, Eli
Epstein, Gerald
Faucher, Philippe
Ferrari, Fernando
Ferrer, Aldo
Frenkel, Roberto
Gala, Paulo
Galbraith, James
Gallagher, Kevin
Garcia, Norberto E.
Ghosh, Jayati
Girón, Alicia
Guillén, Arturo
Guttmann, Robert

Huber, Evelyne
Jomo K.S.
Kregel, Jan
Kupfer, David
Lazonick, William
Le Heron, Edwin
Lopez, Julio
Marconi, Nelson
Mazier, Jacques
Nakano, Yoshiaki
Nayyar, Deepak
O’Connell, Arturo
Ocampo, José Antonio
Oreiro, José Luis
Palley, Thomas I.
Palma, Gabriel
Papadimitriou, Dimitri
Paula, Luiz Fernando de
Petit, Pascal
Popov, Vladimir
Prates, Daniela

Przeworski, Adam
Punzo, Lionello
Rapetti, Martin
Reinert, Erik S.
Ros, Jaime
Rueschemeyer, Dietrich
Salama, Pierre
Sachs, Ignacy
Saywer, Malcolm
Schneider, Ben Ross
Serrano, Franklin
Sicsú, João
Stephens, John
Sunkel, Osvaldo
Taylor, Lance
Vernengo, Matias
Wade, Robert
Weisbrot, Mark
Weiss, Linda
Wray, Randall



 
   
 
 
The New Developmentalism Project - Structuralist Development Macroeconomics Center - São Paulo School of Economics of Getulio Vargas Foundation

Home    |    FGV    |    Subscribers    |    Papers on the Ten Theses    |    Contact US